Los vehículos eléctricos ofrecen algunas ventajas muy claras, entre ellas que no hace falta ir a la estación de servicios, no precisa aceite, no emite gases, etc. Además se elimina prácticamente todo el mantenimiento periódico del sistema de transmisión y produce una aceleración silenciosa. El resultado es un pilotaje estimulante kilómetro tras kilómetro.


Limpieza

Cero emisiones de CO2 y ruido a la atmósfera

Con una moto eléctrica puedes realizar tus desplazamientos diarios de una forma sostenible, sin contaminar el entorno y manteniendo la ciudad libre de polución. Además, las motos eléctricas hace poco o nada de ruido.


Mantenimiento

Olvídate de filtros, aceites y reparaciones costosas

La reducción de piezas y partes móviles en una moto eléctica favorece un mantenimiento más sencillo de la misma y la consiguiente reducción de costes.
Olvídate de cambiar filtros, aceites o calibrar válvulas y céntrate en disfrutar de la experiencia de conducción.

 

Ahorro

100km por el valor un peso.

La utilización de una moto eléctrica genera un importante ahorro en el costo de combustible y en el mantenimiento de la motocicleta.
Empieza a ahorrar desde el primer día ya que el coste de una carga completa es inferior a 50 centavos de peso*.

Perspectiva a largo plazo

El costo inicial de una moto eléctrica no es lo que parece al compararlo con sus equivalentes de combustión interna tradicionales. Cada kilómetro pilotado en una moto eléctrica es considerablemente más económico, lo que lo convierte en una experiencia más agradable debido a la eliminación del mantenimiento periódico del motor y a la ausencia del gasto en combustible. De manera que si se compara con una moto a combustión , se empieza a ahorrar en gasolina y mantenimiento desde el primer día y durante toda la vida útil de la motocicleta. En realidad, los propietarios de una moto eléctrica ahorran más que si hubieran comprado un modelo equiparable de combustión interna.


Simplicidad

Sin cambio de marchas ni embrague

Nuestra moto eléctrica, VOLTA BCN, se conduce como si se tratara de un scooter. La transmisión directa evita el uso de embrague y cambio de marchas facilitando así la conducción y maximizando la experiencia a bordo de la moto.